Cómo y por qué activar tu sistema linfático

¿Cuáles son los secretos para mantener una energía constante y duradera, teniendo en cuenta que en nuestro día a día solemos estar llenos de presiones y tensiones? Hablemos del sistema linfático, un gran olvidado y, sin embargo, fundamental para mantener sanas todas nuestras funciones vitales.

El sistema linfático actúa como el sistema de drenaje del cuerpo al filtrar y eliminar los desechos. Sin él, los sistemas cardiovascular e inmunológico comenzarían a fallar. Si el líquido en tu sistema linfático es espeso y lento para procesar las toxinas, tus músculos no recibirán la sangre que necesitan, tus órganos se sentirán doloridos y tensos, y tus niveles de energía disminuirán.

Siendo el principal sistema de desintoxicación de tu cuerpo, es básico por lo tanto limpiar tu sistema linfático para que los fluidos puedan pasar por los espacios intersticiales (los espacios alrededor de las células) hacia la sangre. La linfa es la responsable de llevarse una buena cantidad de partículas, células muertas y otros materiales tóxicos.

El problema es que, a diferencia del sistema circulatorio que tiene un órgano —el corazón— que bombea la sangre a través de las arterias y venas y hace que circule, el sistema linfático carece de una bomba similar que active su circulación, por lo que hemos de activarlo mediante técnicas de respiración o el ejercicio para un mejor funcionamiento.

En este post te explicaré cómo hacerlo mediante el ejercicio.

Movamos nuestro cuerpo cada día 30 minutos: caminemos, nademos, montemos en bici, ski, surf, remo, aeróbicos, yoga, danza, judo, artes marciales, tenis, golf, baloncesto, canoa, rugby, fútbol, patinaje, snow board… Hagamos estiramientos de todos nuestros músculos, pues eso es tan importante como entrenar; fortalezcamos nuestra musculatura en la medida de nuestras posibilidades y entrenemos todos los grupos musculares.

30 minutos diarios de ejercicio físico y areóbico harán que notemos los efectos de la serotonina. Al movernos, las células de nuestro organismo nos producirán un efecto de placer y bienestar inmediato, otorgándonos mayor felicidad y expulsando la ansiedad y los estados de ánimo próximos a la depresión, tan frecuentes hoy en día. Apenas 30 minutos reportan unos beneficios extraordinarios.

Se consigue un buen sistema linfático saltando. Saltemos a la cuerda, unos minutos cada día, o botemos sobre nosotros mismos, con un calzado deportivo adecuado con cámara de aire para no dañar los tobillos. Quien tenga acceso a una cama elástica que salte, que bote en ella, descalzo. Esto activará al tiempo una sensación inmediata de bienestar anímico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s