¿Estás seguro de que deseas sanar?

Una historia muy corta:

– Maestro, vengo desde muy lejos. Por favor, ayúdame con mis muchas dolencias.
– ¿Estás seguro de que deseas sanar?
– Por supuesto, maestro. ¿Acaso alguien vendría a verte si no quisiera sanar?
– Ya lo creo que sí. De hecho, es lo que sucede casi siempre: la mayoría viene buscando alivio temporal, no sanación. Sanar es doloroso. Requiere responsabilidad, esfuerza, compromiso y disposición a cambiar y requiere la voluntad de renunciar a todo aquello que te enfermó. Por eso, es más fácil sentirse víctima y procurar alivio temporal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s